Imprime ContenidoEnviar a un Amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.

Introducción

El uso del concepto de la discapacidad nace como consecuencia de alguna deficiencia, patología o enfermedad, un trastorno o lesión, o en la consideración del altismo o enanismo, obesismo, envejecimiento o determinadas anomalías congénitas que ocasionan limitaciones en las personas sujeto de la misma en la realización de tareas o actividades que el resto puedan acometer sin dificultad.

Cada persona con discapacidad es un mundo diferente, y las limitaciones que se aprecian están sujetas a la percepción social existente, y se demuestra que el grado de discapacidad depende en gran medida del tipo de actividad a realizar y la misma es la que crea la dificultad para poderse integrar socialmente. Hay ejemplos en los que se demuestra la limitación, sea el caso de una persona alta: En gran medida todo el entorno de entradas a edificios están preparados para una persona de altura media, al igual que las camas. En otros casos la peculiaridad se da en las dificultades de movilidad o manejabilidad en actividades de la vida diaria, como vestirse o desvertirse, escribir o manejar el ordenador o incluso en la comunicación para aquellas personas que quieran información en un país extranjero y no dominen el idioma en un funcionamiento normal. Hay otro tipo de limitaciones achacables al momento de aparición de la discapacidad, pues a determinadas edades hay algunas que puedan tener mas importancia que otras, por ejemplo en las de movilidad en el paseo, en el desempeño de una vida profesional, donde la formación y el nivel cultural o social afectan con diferentes matices y posibilidades en el campo de la integración social.

En definitiva, la discapacidad es una cuestión relativa en muchos sentidos. En realidad no es un hecho inherente a la propia persona, pues existen factores condicionantes de tipo social y del entorno en donde se mueva. La percepción auditiva, visual, o la capacidad intelectual, son cualidades o propiedades del ser humano, lo mismo que la merma o pérdida de dichas cualidades también lo son, pero su influencia en la realización de una tarea o acción y, en términos generales, sus consecuencias de cara a la participación en los distintos ámbitos de la vida, rebasan el nivel personal y tienen un claro contenido social.

El problema de la discapacidad es un problema social que se deberá acometer mediante políticas sociales que hagan de facto la igualdad de participación y de oportunidades en la realidad de la vida diaria. Pero esta situación requiere de cambios sociales y actitudes, en el que es básico conocer nuestras necesidades en procesos igualitarios y de derechos humanos, es decir, eliminando las barreras mentales existentes y atendiendo a la diversidad en el repeto a la persona.

Es preciso insistir en las medidas que exigen la prevención y la atención de los problemas que afectan a las personas con discapacidad facilitando de manera directa su integración social, sirviendo además para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en general. La integración escolar de los niños y niñas que tienen algún problema en sus funciones mentales o sensoriales exige una relación óptima de alumnos por docente y, sobre todo, una atención individualizada y la permanente puesta al día en técnicas pedagógicas, lo que es muy interesante también para los escolares que tienen plena capacidad intelectual. La integración social de las personas con restricciones en su movilidad requiere la adopción de medidas de adaptación en el ámbito de la arquitectura, el urbanismo y el transporte que, además de beneficiar a las personas con discapacidad, facilitan la vida del conjunto de los ciudadanos.

Así pues, la adaptación de una sociedad a las necesidades de las personas con discapacidad es algo deseable en sí mismo en tanto que les facilita la vida, pero el hecho de que en una sociedad las personas con discapacidad estudien, trabajen y se diviertan integradas en la comunidad constituye también un signo, un indicador de civismo, de solidaridad y de calidad de vida.

 

Mapa de Recursos

©2010 Asociación de Personas con Discapacidad de Castro Urdiales Aviso Legal :: Política de privacidad :: Accesibilidad
C/ Venancio Bosco, 16 Bajo
39700 - Castro Urdiales - Cantabria
Teléfono: 942 781 578 - Fax: 942 780 599

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW